Archivos para la categoría: Guerra
  
 

Todo esto es, o debería ser, algo sabido… Olvidado de tanto saberlo.
Pero se sabe poco o nada… No ha interesado que se sepa.

 


El 26 de Julio de 1947 se publicó en el BOE la aprobación por Las Cortes de la Ley de sucesión a la Jefatura del Estado.

El meollo de la ley:

  • (Artículo 1) España se constituía en Reino
  • (Artículo 2) La Jefatura del Estado correspondía al «Caudillo de España y de la Cruzada, Generalísimo de los Ejércitos, don Francisco Franco Bahamonde»
  • (Artículo 6) En cualquier momento el Jefe del Estado (Franco) podía proponer a las Cortes la persona que debía ser llamada en su día a sucederle a título de Rey o de Regente.
Antecedentes:
  • A punto de terminar la 2ª Guerra Mundial, conociendo ya “ganador y colocado”, Juan de Borbón, heredero “formal” de los “borbones” publicó – el 19 de marzo de 1945 – el Manifiesto de Lausana – en él criticaba duramente la dictadura franquista al tiempo que se ofrecía al pueblo español para restaurar, a través de su persona, una Monarquía de carácter no muy definido, pero contraria desde luego a los “principios” del Movimiento franquista.
  • El 7 de abril de 1947 Juan de Borbón, el padre de Juan Carlos, que era ¿por derecho? el heredero de la corona de España en ese momento, hizo público  otro manifiesto – ésta vez desde Estoril (Portugal) en el que denunciaba la ilegalidad de la Ley de Sucesión, porque se proponía alterar la naturaleza de la monarquía sin consultar con el heredero del trono.
  • Una semana antes, el 31 de marzo de 1947 Carrero Blanco, enviado por Franco y redactor, el mismo, de la Ley de Sucesión, informó a Juan de Borbón de que con la aprobación de dicha ley sería Franco quien nombraría al monarca del reino «cuando lo considere conveniente». Y además, le informa de que podría llegar a «ser Rey de España, pero de la España del Movimiento Nacional, católica, anticomunista y antiliberal».

  • El 25 de agostode 1948, Franco concertó una entrevista con Juan de Borbón – en el Azor – en el golfo de Vizcaya. Allí acordaron que el hijo de diez años de Juan de Borbón, Juan Carlos, nacido y con residencia en Roma, cambiaría de residencia y completaría su educación en España, junto con su hermano Alfonso de Borbón y Borbón-Dos Sicilias. Todo lo que consiguió Juan de Borbón, al ceder a sus hijos como una especie de rehenes medievales al franquismo, fue la promesa de «que el periódico monárquico ABC podría informar libremente y que se levantarían las restricciones de las actividades monárquicas»… ¿informar libremente de que? Me pregunto.

Consecuencias:

  • Desde el 18 de julio de 1947, por la Ley de Sucesión, Franco actuaría como el monarca del recién proclamado reino de España, entendiendo que el trono estaba vacante.
  • El 21 de julio de 1969 Franco designa a Juan Carlos de Borbón como su sucesor a la Jefatura del Estado, con el título -recién creado – de  «Príncipe de España».
  • Así, proclamado por las Cortes como sucesor de Franco el 22 de julio de 1969, Juan Carlos jura: «fidelidad a los principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales del Reino».

Durante la dictadura, el príncipe de España, Juan Carlos, accedió brevemente (19 de julio a 2 de septiembre de 1974 y del 30 de octubre al 20 de noviembre de 1975), en dos ocasiones, a la jefatura del Estado debido a la frágil salud del dictador.

Y al séptimo descanso:

  • En junio de 1973 franco nombró Presidente del gobierno a Carrero Blanco, reservándose para si la Jefatura del Estado.

Todo hacía pensar que Carrero se convertiría en el hombre fuerte del Estado a la muerte del Caudillo y en el pilar sobre el cual se sustentaría el franquismo sin Franco.
Quedaba todo: “atado y bien atado”.

Salud y República

A siete años del inicio de la invasión de Irák es, hoy más necesario que nunca, recordar.
No somos otra cosa que recuerdos… y sin ellos dejamos de ser.
Y puede que sea eso, justamente, lo que “se pretende”: anularnos por la vía del olvido.

Hablando de recuerdos…

¿Como nos recordarán ellos a nosotros, a los “occidentales” ocupantes de Irak?

Porque lo triste es que la gran mayoría de la nación irakí, no se acordará de Bush, ni de Blair, ni siquiera de “Ansar”… se acordarán de los soldados que ocuparon y asolaron su tierra, pertenecientes a una gran coalición de paises “occidentales”.


¿Cómo nos recordarán los niños cuando sean adultos?

¿Y sus hijos?

¿Y las mujeres, que antes –y a pesar de la represión del régimen dictatorial de Sadam– podían gozar de ciertas libertades y de unos derechos muy superiores a los vigentes, para las mujeres, en la práctica totalidad de los países musulmanes, y que ahora no pueden salir de casa sin la amenaza de ser secuestradas, apaleadas, violadas y hasta quién sabe si asesinadas por sus parientes para lavar el honor de la familia?

¿Cómo nos verán en el futuro los iraquíes desde un país arruinado y ocupado por la mayor potencia “occidental” y sus aliados?

La guerra y su continuación solo ha servido – salvo a algunos – para prolongar la agonía de un pueblo que no solo, no se ha visto aliviado de los horrores ocasionados por la larga dictadura de Sadam Husein, sino que los ha visto prolongados, e incluso aumentados, por siete años de ocupación militar, con todo lo que ésto supone.
Irak no era el enemigo a a batir, ¿recordáis? Era Al Qaeda, el terrorismo internacional, pero igualmente se decidió actuar contra él …
Y a partir de informaciones incorrectas y sin contrastar. De burdas mentiras. ¿Recordáis?

http://www.youtube.com/watch?v=5M54HApAbjU

http://www.youtube.com/watch?v=CGqQmo3qGxU

Salúd y República


A %d blogueros les gusta esto: